Citología vaginal/ginecológica
Gynekologisk cellprovtagning – spanska

Skriv ut (ca 7 sidor)
Skriv ut

Información general

Información general

Al realizar regularmente a una citología vaginal se protege contra el cáncer del cuello uterino. La prueba celular se toma del cuello  uterino y puede mostrar en una fase temprana si hay cambios celulares que podrían resultar en cáncer del cuello uterino.

La mayoría de los cambios celulares que se descubren en una citologia son cambios leves que se curan por sí mismos, pero algunos pueden requerir ser extraídos. En casos muy raros, la prueba celular puede mostrar cáncer. Generalmente se trata de cáncer en una etapa temprana,  cuyo tratamiento puede ser más fácil y con menos efectos secundarios.

Las mujeres en Suecia som citadas a citologia vaginal de manera regular. Mujeres de 23 a 50 años som citadas cada tres años. Mujeres mayores de 50 años son citadas generalmente cada 5 años hasta cumplir los 60 años de edad. Sin embargo, las rutinas para mujeres mayores de 50 años pueden variar en las diferentes regiones del país.

También se puede realizar una citología al visitar, por otras razones, a una comadrona o a un ginecólogo para someterse a un examen ginecológico.

Preparativos

Usted no debe realizarse una prueba de Papanicolaou si está menstruando. Si así ocurre el día en que usted fue citada, puede pedir nueva hora. Puede realizarse la prueba aun estando embarazada.

¿Cómo se realiza la prueba?

Para realizar la prueba hay que desnudarse en la parte inferior del cuerpo y sentarse en una silla ginecológica El médico o partera pueden tomar el examen de diferentes maneras. Generalmente se usa una pequeña espátula que se frota contra el cuello uterino y luego un cepillo pequeño y suave en la parte inferior del canal cervical.

A menudo también hay que responder a algunas preguntas relacionadas con la prueba. Las respuestas son importantes para poder analizar apropiadamente la prueba.

El examen no hace daño y sólo toma unos minutos. El resultado de la prueba citológica toma generalmente unas seis semanas.

¿Cómo se siente una después?

El análisis es seguro. A veces puede ocurrir un sangrado después, pero es inofensivo.

Fäll ihop

¿Qué es una citología de cuello uterino?

¿Qué es una citología de cuello uterino?

Dejar una prueba citológica

Una citología de cuello uterino es una prueba tomada en la parte inferior del cuello del útero, denominada cuello uterino, que desemboca en la vagina. La prueba celular se toma del cuello del útero en la vagina y puede tempranamente mostrar si hay cambios celulares que podrían resultar en cáncer del cuello uterino. La mayoría de los cambios celulares que se descubren son cambios leves que se curan por sí mismos, pero algunos necesitan ser extraídos. En casos muy raros, la prueba celular puede mostrar que tiene un cáncer.

Realizar regularmente a una citología ofrece una fuerte protección contra el cáncer de cuello uterino, ya que los posibles cambios en las células se pueden detectar antes de que se hayan desarrollado en cáncer.

 

 

La citología se toma en la parte inferior del cuello uterino, el hocico de tenca que desemboca en la vagina.

Livmoder = Matriz

Äggstock = Ovario

Livmoderhals= Cuello uterino

Livmodertapp= Hocico de tenca

Slida= Vagina 

Controles regulares

La citología vaginal, o escrutinio, hace parte de los controles de salud que se ofrecen periódicamente a las mujeres en Suecia. La detección y tratamiento temprano de  cambios celulares ha minimizado el cáncer del cuello uterino en los últimos 40 años.

Citologías en otras ocasiones

También puede hacerse una citología vaginal al visitar una partera o ginecólogo para un  examen ginecológico por otras razones. La prueba celular puede en ocasiones estar incluida en un examen ginecólogo si, por ejemplo, sufre de trastornos de coagulación, pero también puede ser una buena oportunidad para someterse a una prueba de escrutinio. Se recomienda si tiene una cita cercana para entregar una prueba celular, o si ha perdido una citación para una prueba de detección temprana.

Los cambios celulares y el cáncer

Los cambios celulares pueden deberse a una irritación de la membrana mucosa causada por bacterias o por una infección viral temporal. Es el tipo más común de cambios celulares que pueden curarse por sí mismos. Otros cambios celulares que podrían conducir al cáncer del cuello uterino pueden quitarse con una pequeña incisión.

Si la citología muestra resultados anormales se hará un análisis y generalmente se le citará para un examen médico. Entonces le propondrán eliminar los cambios celulares o esperar a ver si se curan por sí mismos.

Por lo general, tarda mucho tiempo antes de que los cambios celulares se desarrollen en cáncer del cuello uterino, generalmente entre diez y quince años. Es muy raro que en la prueba celular se detecte un cáncer ya desarrollado, aunque de vez en cuando sucede. El cáncer suele entonces estar en una etapa temprana y el tratamiento puede ser más sencillo y con menos efectos secundarios.

Cada año, cerca de 450 mujeres suecas contraen cáncer de cuello uterino, mientras que a muchas más, alrededor de 30.000 mujeres, se les notifica que tienen cambios celulares.

Fäll ihop

A las mujeres se les cita regularmente

A las mujeres se les cita regularmente

A las mujeres se les cita cada tres años

A todas las mujeres entre 23 y 50 años se les cita cada tres años para una citología vaginal. Entre los 50 y 60 años se les cita cada cinco años. El tiempo entre las citaciones para las mayores de 50 años puede variar un poco dependiendo de donde vive en el país. Las mujeres que han sido tratadas previamente de cambios celulares necesitan controles de citología vaginal incluso después de los 60 años.

La citación se envía a la dirección donde está registrado y es siempre voluntaria.

¿En qué clínica se entrega la prueba?

Al recibir la cita, una partera en la maternidad más cercana, también llamada clínica prenatal, toma la prueba celular. En la mayoría de los casos se envía una citación a una fecha y hora específica, pero puede cambiar la cita en caso que le incomode dicha fecha. En algunos lugares incluso se puede reservar una cita en una clínica diferente.

Si deja la prueba celular durante un examen ginecológico, por ejemplo, durante una visita a un ginecólogo o en conexión con un asesoramiento anticonceptivo, se suelen registrar las pruebas de manera que la próxima vez que se le cite será después de tres o cinco años.

Fäll ihop

Algunas no necesitan entregar la prueba celular

Algunas no necesitan entregar la prueba celular

No se citan a las menores de 23 años y a las mayores de 60 años

No se citan a las menores de 23 años para exámenes del cuello uterino. Los cambios celulares de por sí son bastante comunes antes de los 23 años, pero la mayoría desaparecen por sí mismos en las mujeres jóvenes. Es extremadamente raro que el cáncer de cuello uterino se desarrolle tan pronto. Si al cumplir los 60 años ha entregado pruebas ginecólogas de detección y varias de ellas con resultados positivos, el riesgo es mínimo de que en el futuro se desarrolle un cáncer del cuello uterino.

Las que no han tenido sexo no necesitan entregar una prueba celular

Las que nunca han tenido relaciones sexuales no necesitan entregar  pruebas celulares. El cáncer del cuello uterino se produce sólo en las mujeres que han tenido relaciones sexuales y que han sido infectadas con ciertos tipos de VPH, virus del papiloma humano.

Las homosexuales

También se recomienda que las homosexuales se sometan a citologías vaginales ya que el virus que puede causar cambios en las células probablemente se puede infectar incluso de mujer a mujer.

Si se le ha extirpado la matriz

Si se le ha extirpado la matriz en su totalidad, llamada histerectomía total, no necesita ninguna citología vaginal ya que durante la cirugía se elimina completamente el cuello uterino. Sin embargo, sí debe continuar controlándose si la cirugía se hizo debido a un cáncer o cambios celulares en el cuello uterino. En tal caso se toma una prueba de la parte superior de la vagina.

Si no está seguro de qué tipo de cirugía aplica en su caso o los que ha sido eliminado, puede solicitar la información de la clínica donde se realizó la cirugía. La comadrona en la clínica prenatal (barnmorskemottagningen) o en la atención prenatal (mödravårdscentralen) puede a menudo ayudarle a obtener esta información. Si no está seguro, es mejor tomar la prueba por seguridad.

Fäll ihop

Así se hace el examen

Así se hace el examen

Preparativos

No es necesario prepararse de manera especial, pero se recomienda no tener relaciones sexuales o utilizar pomada en los genitales el día antes del examen. De lo contrario pudiera dificultar la interpretación de la prueba. No hay que dejar la prueba durante el periodo de menstruación.

Pruebas del hocico de tenca

Antes del examen es necesario desvestirse la parte inferior del cuerpo y sentarse en una silla de examen ginecológico. El que toma la prueba, que es una partera o un médico, separa con cuidado las paredes vaginales con instrumentos ginecológicos que tienen la misma temperatura que el cuerpo.

El método de tomar la prueba puede variar dependiendo de la clínica. Por lo general se frota una espátula de madera o plástico contra el hocico de tenca, y luego se usa un cepillo pequeño y suave en la parte inferior del cuello uterino.

La prueba es rápida y generalmente toma sólo unos pocos minutos. Por lo general, no suele doler. Algunas pueden sentir malestar, pero pasa rápidamente.

Preguntas que contestar

En conexión con la prueba se suele tener que contestar algunas preguntas, por ejemplo

  • cuál fue el primer día de la última menstruación, o si terminó la menstruación
  • si usa anticonceptivos, y en tal caso cuáles
  • si está siendo tratada con hormonas para la menopausia
  • si está embarazada o ha dado a luz en el último año.

Los datos se envían junto con la prueba para facilitar la evaluación en el laboratorio.

Después puede tener una pequeña hemorragia inofensiva

La mucosa del cuello uterino sangra con facilidad y es común tener una pequeña e inofensiva hemorragia después de un examen. El sangrado desaparecerá después de unos días.

Las embarazadas pueden entregar la prueba

La prueba es completamente libre de riesgos y se puede realizar incluso si está embarazada. Por lo general se recomienda entregar la prueba a más tardar la semana 15 del embarazo ya que un análisis de un examen anormal puede ser más difícil si el embarazo está avanzado.

Fäll ihop

¿Cuándo se recibe la respuesta?

¿Cuándo se recibe la respuesta?

La mayoría de las respuestas no muestran cambios

Dentro de seis semanas debe recibir la respuesta por carta, pero a veces puede tomar más tiempo. Unas 95 de 100 pruebas no muestran cambios celulares y se consideran normales. Entonces el laboratorio envía la respuesta directamente a su casa.

Si la prueba se ha entregado en una clínica ginecológica o en una recepción para anticonceptivos, el que ha realizado la prueba es generalmente responsable de que usted obtenga la respuesta.

En casos raros puede que no se haya podido analizar la prueba, por ejemplo, si en ella hay mucha sangre menstrual. En tal caso recibirá una nueva citación.

Si la prueba contiene cambios celulares

Se hará un análisis si la prueba muestra cambios celulares de cualquier tipo. Si usted tiene cambios celulares leves y ha cumplido 30 o 35 años, dependiendo de donde vive en el país, por lo general se analiza la prueba directamente con un test de virus. El test verifica si tiene un tipo de VPH, virus del papiloma humano, el cual crea un riesgo de cáncer de cuello uterino. Sólo aquellas que al mismo tiempo tienen este tipo de VPH, deberán acceder al análisis. Si tiene cambios celulares leves pero que no contienen este virus, sólo tendrá que tomar una nueva prueba.

Actualmente se recomienda que todos los cambios celulares en las mujeres menores de 30 o 35 años deben ser examinados por un ginecólogo, aunque parece que en algunos lugares del país se las cita a una comadrona. También se recomienda que las mujeres mayores de 30 o 35 años y que tienen otros cambios celulares que los más ligeros sean examinadas por un ginecólogo.

La citología no proporciona protección completa contra el cáncer

Controles citológicos regulares ofrecen una gran protección contra el cáncer de cuello uterino, pero no completamente. Se puede, aunque rara vez, contraer cáncer del cuello uterino aunque las pruebas celulares hayan sido normales. Además de un control regular citológico debe siempre buscar asistencia médica si sangra durante las relaciones sexuales, si con frecuencia sangra entre los períodos menstruales o si sangra después de haber dejado de menstruar.

Siempre puede llamar a la asesoría de salud para recibir consejo sobre a dónde acudir.

Quizás sienta preocupación por la prueba y los resultados

Puede sentir estrés al entregar la prueba. Por ejemplo, puede que sienta ansiedad mientras espera los resultados del examen. Es bueno pensar que  la citología es una forma de protegerse contra el cáncer. Los cambios detectados casi siempre se pueden eliminar con un procedimiento simple para que usted no desarrolle cáncer en el futuro.

Es muy raro que una prueba muestre que ha desarrollado cáncer. Las pocas veces que se detecta cáncer en las pruebas tienden a estar en una etapa tan temprana que el tratamiento es más fácil y con menos efectos secundarios. Gracias a la citología se puede detectar la enfermedad y se minimiza el riesgo de desarrollarse en una enfermedad grave.

Usted decide si las pruebas se guardan

Los datos de la citología se acostumbra a archivar. De esta manera, por ejemplo, se puede comparar la nueva prueba frente a los anteriores y distintos seguimientos realizados. Además, las pruebas pueden ser utilizadas en la investigación o para otros fines aprobados por un comité de ética de investigación. Notifique a la persona que realiza la prueba si no desea que la prueba se guarde para el futuro, y entonces será destruida.

Los detalles de la prueba se guardan en el registro de calidad para mejorar la atención médica. Si usted no desea que sus datos se usen para este fin, puede exigir que sean removidos.

Fäll ihop
Skriv ut (ca 7 sidor)
Senast uppdaterad:
2016-11-15
Skribent:

Escritor: Björn Strander, ginecólogo, Gynekologiska mottagningen, Kungshöjd y Regionalt Cancercentrum Väst, Göteborg

Redaktör:

Redactora: 

Monica Wallenius, 1177 Vårdguiden

Granskare:

Revisora: Inga Sjöberg, ginecóloga y partera, Ersboda hälsocentral, Umeå

Illustratör:

Ilustrador: Kari C Toverud, ilustrador de medicina autorizado, Oslo, Norge